miércoles, 11 de julio de 2007

TU SILENCIO HACE QUE ME PIERDA

5 comentarios:

Ignatius dijo...

Cómo sufrimos cuando echamos de menos a esa persona que pensamos amar... verdad?

Y tenemos conversaciones imaginarias, y soñamos que estamos con ella, e inventamos situaciones, caricias y besos... recreamos un amor que no existe...

Si, a mí también me duele mucho el silencio...

Besos cargados de ánimos...

Shadow dijo...

El silencio no es callar..porque el que calla otorga.... Pero el silencio es fuerte y variado (ya lo has leído), el silencio de abandono es distinto al silencio de complicidad, ese en que las palabras sobran para entenderse.

Me quedo muy particularmente con la frase "y tu silencio habita el mio y en mi cuerpo se kedo...un trozo de tu olor".. siempre vale más un pequeño tatuaje que se lucio con gusto a no haberse hecho ninguno y no haber tenido ke lucir... Siempre, siempre habrá ..." como una cuerda que se rompe ..tirar, tirar.."...la cuerda es la que debe aguantar.

Un Beso

Pd: Yo tengo ese album.

Vicente Herrera Márquez dijo...

Hola, ojos de aceituna, soy pájaro que vuela poco en esto de la blogosfera y no leo mucho ni dejo comentarios, pero hoy te divisé en Paseo Ahumada con Moneda y me dije que iba a pasar por tu blog a leer algo tuyo y decirte ¡Hola!¿Cómo estás?

Princesa Durazno dijo...

Hola :)
oye pero si quieres tanto tus dientes no debieses fumar, es lo que les hace peor, igual que los dulces...pero claro, somos débiles ante el placer del consumo. De todas formas me parece interesante la idea de poder acostumbrarme a pensar que se caerán ya sea temprano o tarde. Es una manera de prepararme y no echarme a morir, lo mismo que el cuerpo que un día dejará de ser una muchacha y se convertirá en una señora.

Saludos!

Princesa Durazno dijo...

aps lo olvidaba, los silencios a veces son buenos consejeros, si los esperas pueden traer buenas noticias, y si sucede lo contrario no es mala idea susurrarle un poquito al viento para que traiga mejores días.

Saludos :)