viernes, 4 de mayo de 2007

Y SI SOLO FUERAS UN INVENTO DE MI IMAGINACIÓN

El hombre imaginario

El hombre imaginario vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario
De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios
Todas las tardes tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios
Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario
Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar el corazón del hombre imaginario
Nicanor Parra

4 comentarios:

Ignatius dijo...

Hablamos de sueños donde la imaginación todo lo puede...

Besos

Juan Carlos dijo...

Quien sabe ... quizas somos simples actores de una pelicula de seres de otro mundo.

Y don Nicanor es simplemente un maestro, de tomo y lomo.

Que tengas buen día
;)

palabras con ningun sentido dijo...

La verdad es que a veces lo parece, hasta que un día está allí.
En ese momento debemos tomar todas las precauciones para no actuar como idiotas y asustar a ese ser especial para nosotros.
Te dejo mi cariño

Eterno_en_el_Tiempo dijo...

Es sabido que todos cuando nos sentimos enamorados tendemos a imaginar situaciones, lugares, personas, paisajes, ambientes propicios para amar, y llegar a un total convencimiento que nada ha sido producto de la imaginacion, pues lo has vivido tan plenamente que duele saber que todo ha sido tan solo parte de nuestra imaginacion.
Saludos